Clases de pieles para el calzado. ¿Qué ventajas aporta cada una?

 

Cuando vamos a comprar unos zapatos para pies delicados, ya sean pies diabéticos o cualquier otro tipo de problema, los especialistas siempre nos recomiendan utilizar calzado de piel, pero, ¿por qué? ¿Cuáles son las ventajas de usar este tipo de calzado frente a otro con materiales sintéticos?

4 RAZONES PARA USAR ZAPATOS DE PIEL

  • La piel es un material natural más flexible y blando que cualquier material sintético, por lo que se adapta mucho mejor a cualquier tipo de pie, y como consecuencia, a cualquier tipo de problema que tengamos.
  • La piel es un material transpirable, absorbente y poroso, por lo que deja transpirar el pie y absorbe el sudor, creando así una sensación constante de frescura y confort. Debido a estas virtudes, mantiene la temperatura de los pies, manteniendo los pies calientes en invierno y más frescos en verano.
  • Al ser más blanda y flexible, la piel es más duradera que los materiales sintéticos. Estos, tras muchas horas de uso, tienden a rajarse debido a los pliegues que provoca el andar natural de las personas. Si además limpias la piel con los materiales adecuados durarán mucho más.
  • Los zapatos de piel no suelen tener costuras internas, por lo evitarás rozaduras, heridas y ampollas que estos puedan provocar.

TIPOS DE PIELES PARA CALZADO

PIEL DE CORDERO

La piel de cordero española es muy apreciada a nivel internacional. Es una piel muy fina y suave y con poco brillo. Es un material muy elástico por lo que se suele emplear para forros y zapatos flexibles. Suele tener colores muy apagados, por lo que el más atractivo es el negro.

Ventajas: Su principal atractivo consiste en que es una piel aislante y que aporta una gran comodidad. Ayuda a mantener el calor, por lo que es muy apropiada para combatir los pies fríos en invierno. Absorbe la humedad de los pies dejando los pies secos en verano.

 

PIELES VACUNAS

Se trata de una piel un poco engrasada.El país que mejor la curte es Estados Unidos. Es una piel muy gruesa de la que se pueden sacar varias capas, aunque la más usada es la piel externa. El principal tipo de piel vacuna se denomina “box-calf”. Se trata de una piel grande y muy fuerte, por lo que es la más aprovechable. Presenta un tacto suave y una cierta rigidez, con una estructura maciza y aun así maleable.

Ventajas: La principal ventaja que aporta es la durabilidad, debido a su alta resistencia a la perforación. Además, es una piel transpirable y confortable, con una alta resistencia al desgaste. Su tejido elástico y resistente hace que sean perfectos para zapatos más sólidos de uso diario y deportivos.

La piel vacuna se utiliza también para las suelas. Estas pieles se endurecen mediante procesos de curtición para su mayor durabilidad, aportando un alto grado de transpiración, principalmente en épocas de más calor y cuando se pasa largos periodos de tiempo en suelos de moqueta o parquet.

PIEL DE CABRA

Son pieles procedente de la india, sin embargo España se considera el mejor curtidor. Se suele emplear en zapatos de vestir ya que se les puede dar mucho brillo. Son pieles muy muy finas y por tanto muy flexibles. Hay dos tipos de piel de cabra:

  • Tafilete: Pieles muy pequeñas de grano muy fino.
  • Dóngola: Son mayores y de grano más gordo. Piel curtida de calidad superior al tafilete, resulta más flexible y muy brillante.

Ventajas: La principal ventaja es su calidad superior gracias a su estructura compacta y a su excelente tacto. Además, gracias a su flexibilidad es una piel muy resistente. Se usa en la confección de calzado de alto precio.

PIEL DE CIERVO

La característica que más llama la atención de la piel de ciervo es su suavidad. Pero también sea seguramente una de las pieles más flexibles, lo que propicia un perfecto ajuste al pie de cada persona. Nos ofrece una comodidad superior al vacuno y es más práctica, pero también es más difícil de limpiar.

Ventajas: Gracias a su mayor flexibilidad se amolda 100% a la forma de nuestro pie con su uso constante. Esto es una gran ventaja para personas con problemas de callos y juanetes, ya que este tipo de piel se adaptará perfectamente a las protuberancias sin causar dolor ni molestias. La comodidad es un factor determinante.

TIPOS DE PIEL PARA LOS FORROS INTERIORES

El forro del calzado es muy importante. Es el material que más en contacto está con nuestro pie y una buena elección del mismo redundará en una buena transpiración y evitará la sudoración e incluso posibles alergias en nuestros pies. El zapato se encarece, pero cuando el calzado está enfocado a solucionar las distintas problemáticas del pie, el forro de piel es un elemento inevitable.

Forro porcino: Es uno de los más utilizados por su adaptabilidad. Son pieles muy duraderas y que dan muy buen resultado.

Forro de piel vacuna: Este tipo de forro es más transpirable y algo más duradero.

Actualmente los distintos fabricantes están empezando a introducir en sus modelos materiales técnicos como la microfibra, que es un material antialérgico y están recomendados para los pies diabéticos y para personas que por distintas alergias no soportan el forro de piel. Este tipo de microfibra está empezando a ofrecer las mismas prestaciones que la piel, con un poder de adaptabilidad y sujeción igual o mejor que los forros de piel que se colocan en zapatos de las mejores firmas.

DISTINTOS TIPOS DE ACABADOS

La piel es un producto natural perfecto para conseguir un calzado de calidad. Pero podemos dividir la piel del animal en varias capas:

PIEL VUELTA O SERRAJE

Es la parte interna de la piel o bien la capa resultante de serrar una piel más gruesa en distintas capas. Normalmente es más dura y pesada. No tiene tan buena calidad pero es muy resistente. La piel de serraje es más tosca a la vista pero es una piel muy sufrida en cuanto a golpes y desgaste.

NOBUCK (O PIEL DE MELOCOTÓN )

Es el tratamiento que recibe la parte exterior de la piel, lo que se llama la flor, que se pule y adquiere ese aspecto aterciopelado. Es una piel muy suave al tacto que gracias al pulido se vuelve más transpirable y aguanta mejor el agua. La desventaja es que es más susceptible a las manchas y a la luz del sol, y por eso tiende a decolorarse más fácilmente.

CHAROL

El efecto de charol se consigue a base de aplicar capas de poliuretano sobre la piel, habitualmente sobre el serraje, que proporciona el brillo característico. En pieles finas, se puede pulir para corregir imperfecciones. Muy resistente a la lluvia y fácil de conservar. Aunque las propiedades naturales de la piel se ven disminuidas. Con el tiempo, esta capa de poliuretano puede agrietarse como consecuencia de los pliegues que se producen al andar.

CUIDADOS BÁSICOS DE LA PIEL

La piel requiere unos cuidados básicos para que mantenga todas sus propiedades naturales. Con ellos, conseguiremos, además de un mejor aspecto, una mayor durabilidad y un mayor aprovechamiento de sus ventajas.

Hay que proteger los materiales con una limpieza regular de cara a una perfecta conservación, que derivará en una mayor durabilidad del zapato. Muchas pieles se cortan y deterioran porque se secan a consecuencia de no hidratarlas con productos apropiados.

Los protectores son muy eficaces para impermeabilizar y proteger de posibles manchas que se puedan producir.

Las grasas nutren la piel y la impermeabilizan, pero pueden producir una pequeña alteración en el color de la piel. En días de lluvia puede resultar aconsejable engrasar la piel con una fina capa de grasa para evitar que esta se moje y que el agua penetre hacia el interior.

Las cremas nutren la piel y conservan el color de la piel. Cuando los modelos viene con colores o materiales combinados, las cremas incoloras son muy útiles. Para zapatos de un solo color, es preferible aplicar el tono concreto del zapato.

Tipos de Suela

Hay una parte que a veces se nos olvida tener en cuenta a la hora de elegir nuestro calzado, y es la suela.  Por ello hemos decidido traeros  una gui completa que os ayude a optar por uno u otro tipo de suela, en función del uso al que se va a destinar dicho calzado, podrá evitarnos problemas tales como resbalones o caídas, sensación de rigidez o excesiva pesadez del zapato, mal aislamiento, que nos lleve a sufrir de calor o frío excesivo, o incluso de humedad…

Todos hemos tenido alguna vez la  experiencia de llevar un calzado para salir al campo, que no agarraba bien  y se  nos retorcia el pie, o conocemos a alguna persona mayor que se resbaló y cayó por no llevar calzado antideslizante adecuado a sus necesidades y dificultades de movilidad. Cuántas veces hacemos deporte con unas zapatillas que nos limitan el movimiento por no ser lo suficientemente flexibles,  y cuántas otras se nos hielan o se nos cuecen los pies por utilizar un calzado con suelas que no nos aíslan como debieran de las inclemencias del clima…

Por todo ello,  aqui va nuestra guia:

– Suela en cuero: Aunque desde tiempos inmemoriales se usa el cuero como suela de zapatos, desde hace unos
cuantos años este tipo de material se está sustituyendo por otros más baratos. Su elección se debe a que dejan respirar los pies y los mantienen frescos, aunque no son muy amigas de climas humedos o dias de lluvia.

 

 

– Suela de caucho: El caucho es un material que originalmente se extraía de las plantas pero que, con el paso el tiempo, se empezó a conseguir de manera sintética, reduciendo considerablemente con ello sus costes. Se utiliza para suelas de zapatos por que es flexible, resiste a la intemperie y al desgaste y es fácil de mantener. Por ello las vemos en zapatos de trabajo, zapatillas de estar por casa e, incluso, en los modelos indicados para personas mayores, debido a que evitan resbalones y posibles caídas.

 

Derivado del caucho tenemos las suelas de crepé, material con un aspecto más rugoso, a la par de feo, pero que es muy cómodo, agradables en el andar, buenos para aislar de los cambios de temperatura. Como contrapunto podríamos decir que se desgastan bastante más que las suelas de caucho y que soportan peor la abrasión.

 

– Suelas sintéticas: Aquí se incluyen todas las suelas hechas con materiales derivados del plástico, ya sea PVC, poliuretano o derivados de estos, como el TPU, el termoplástico o la goma EVA. Su utilización, al igual que las suelas de caucho, se debe a que son bastante flexibles y fáciles de mantener, aunque, como es comprensible, tienen una vida media bastante inferior a las suelas de cuero o las suelas de caucho.

Dependiendo del tipo concreto de suela sintética del que estemos hablando nos referiremos a un tipo de calzado u otro, pues cada uno predomina más en unos modelos que en otros. Nos explicamos.

  • El PVC es un material barato, de ahí que predomine en todos aquellos zapatos de bajo coste, como puede ser el traído de china. ¿Ventajas? Salvo el precio, que lo hace imbatible, poca cosa, porque no resisten el uso continuado y cuando menos nos demos cuenta se habrán roto. Barato a corto plazo, caro a largo plazo.
  • El poliuretano es uno de los materiales más desconocidos, debido en su mayor parte a su nombre, más científico, pero a la vez más usados. Ello se debe a que gozan de gran flexibilidad a la hora de su creación, así como de una ligereza que, a diferencia del PVC, no es tanta y por ello no se dan los problemas de fragilidad. ¿Donde suelen usar el poliuretano como suela? En calzado de trabajo y deportivo.
  • El TPU, uno de los derivados del poliuretano termoplástico, a diferencia del PVC, o incluso el propio poliuretano, es un material algo más costoso pero más duradero. Una característica que, unida al hecho de que las suelas de este tipo son bastante flexibles, nos evitan problemas al andar (amortiguan la pisada, nos evitan caídas y favorecen el no sentir que los llevamos puestos). Se encuentra en multitud de zapatos.
  • La goma EVA es un material indicado para zapatos deportivos, así como en aquellos casos en los que se busque quitar peso. La pega radica en que, al reducir el peso de los modelos en los que se usa como material para las suelas, haces que estos no tengan el agarre necesario para evitar caídas y golpes, de ahí que sea poco recomendable en zapatos médicos y para personas mayores.

En resumidas cuentas, que si la próxima vez que os vais a comprar unos zapatos, sean del tipo que sean, miráis detenidamente las etiquetas en busca del tipo de suela que tienen o, simplemente, les dais la vuelta y observáis de que están hechos en la planta, no os tenéis por que sentir raros, pues al final son vuestros pies los que lo agradecerán. Nosotros, por nuestra parte, hemos hecho lo que nos correspondería y, no solo ya en la descripción de todos y cada uno de los modelos a la venta explicamos de que material es la suela, sino que las mostramos en foto, que al final, en muchos casos, es la mejor forma para hacerse una idea. Y si aun así no estáis seguros, no dudéis en contactar con nosotros por email y preguntarnos.

Nuestro Blog y Nosotros

Elche ciudad del Calzado

Desde el blog de calzalo.com queremos acercar a nuestro publico las noticias mas relevantes del mundo del calzado.

Pero no del calzado en general, si no de nuestro calzado mas proximos, las marcas, los distribuidores, marcas emergentes, etc, pero intentando siempre que prevalezca la calidad y la piel. La piel es nuestra bandera, nuestra enseña para enseñarte que lo que vendemos y distribuimos es autentico calzado de piel fabricado en España.

Esperamos que nos sigais y poder contar con vuestras opiniones.

 

Un saludo a tod@s!